La vida es un aprendizaje continuo. Existen múltiples formas de aprendizaje: colaborativo, experiencial, observacional, explícito, emocional, y algunos más que aún se siguen investigando. En este artículo veremos cómo la formación continua tiene importantes beneficios tanto para la empresa como para los empleados.

El aprendizaje puede ser realmente estimulante ya que refuerza el desarrollo personal y profesional de las personas.

Como parte del tejido social, las empresas tienen la responsabilidad de formar a sus empleados si quieren obtener mejores resultados. Es algo habitual es escuchar a alguien decir “me dieron un curso de la empresa”. A menudo, en las organizaciones surgen necesidades de formación derivadas de nuevos programas o sistemas, o ante cambios estructurales o funcionales. Estas sesiones son necesarias, y tienen como objetivo la actualización inmediata de los equipos ante una nueva realidad.

Sin embargo, el concepto de formación continua va más allá. La formación continua tiene el objetivo de mejorar las capacidades, conocimientos, destrezas y actitudes de sus empleados de manera continuada en el tiempo. A través de un conjunto de acciones formativas la conducta de los empleados favorece la consecución de los objetivos de la organización.

8 beneficios de la formación continua para empleados

No solo las empresas obtienen resultados de los planes de formación de empresas, también son múltiples las ventajas que repercuten en los propios empleados. Estos son algunos de los beneficios que tienen los planes de formación sobre los profesionales:

1. Adaptabilidad

La formación continua incrementa la capacidad de adaptación a los cambios. A su vez, disminuye el estrés laboral generado por la diferencia entre las responsabilidades de un empleado y su percepción de capacidades para ejecutarlas.

2. Efectividad

Mejores conocimientos y habilidades para una función concreta, incrementan los niveles de productividad. Los empleados que han recibido formación específica y contínua suelen ser más efectivos .

3. Desarrollo

El potencial del profesional se multiplica, ampliando la opciones de desarrollo profesional. La promoción interna deberá tener siempre en cuenta la formación que ha recibido el candidato. Así mismo, nuevas destrezas atraen la atención de otras empresas para captación de talento.

4. Nuevas competencias y habilidades

Más allá de la formación más técnica requerida para el desarrollo principal de las funciones; prender nuevas competencias y habilidades conforma un perfil de empleado mucho más completo y versátil, capaz de salir de su zona de confort y de tener perspectivas más amplias.

5. Menos errores

Es evidente que, el conocimiento es una vía rápida y segura para llegar a los objetivos. El método “prueba-error” puede ser útil en determinadas ocasiones, pero la formación reduce el riesgo de errores y accidentes desafortunados.

6. Confianza

Se incrementa la autoconfianza y autoestima de los empleados que se sienten capaces de afrontar sus tareas con confianza, e incluso dispuestos a asumir nuevas responsabilidades.

7. Motivación

La formación que reciben de sus empresas es uno de los factores más valorados por los empleados. Es una clara muestra de apoyo y una fuente de motivación para los profesionales. Las empresas que apuestan por la formación cuentan con equipos satisfechos.

8. Innovación

La confianza y motivación crean el entorno perfecto para atreverse a la participar e innovar. Incluso aunque una persona tenga habilidades innatas de innovación, no exprimirá su potencial si no se encuentra en un entorno propicio.

Por si esto no fuera motivo suficiente, las empresas también salen ganando con la formación continua.

8 mejoras en las empresas que ofrecen formación continua

1. Misión consolidada

Los valores y la misión de la empresa pasan a ser una sección la de página web corporativa a estar presente en cada uno de los miembros que la componen.

2. Retención del talento

Los empleados se sienten motivados y reconocidos. Así la empresa consigue retener el talento, evita la rotación de personal y con ello la perdida del know-how. Además, refuerza y mejora el talento cada día teniendo mejores profesionales.

3. Ahorro

La productividad de los empleados se traduce de forma directa en un ahorro de costes. Tener equipos de alto rendimiento mejora los resultados de la empresa y disminuye los errores laborales.

4. Ingresos

En el otro lado de la moneda, se puede afirmar que una mejora de la eficiencia en el capital humano redunda en mejores resultados económicos.

5. Funcionalidad

La adaptabilidad de los empleados hace posible una jerarquía optimizada en función de las capacidades y habilidades de cada profesional. Así se establece una distribución de responsabilidad a medida de cada individuo.

6. Pertenencia

Fomenta una cultura empresarial sólida, en la que los empleados se sienten bien integrados, importantes y partícipes de los logros de la compañía para la que trabajan.

7. Innovación

La innovación puede suponer una ventaja competitiva respecto a la competencia. Encontrar maneras alternativas de hacer las mismas funciones o explorar nuevas líneas de desarrollo incrementa exponencialmente las posibilidades de una organización.

8. Reputación

Todas estas características incrementan la reputación y el prestigio de la empresa y la convierten en un lugar atractivo en el que estar o al que querer acceder. El talento llama al talento.

En ecompass somos especialistas en la formación de empresas. Conoce más sobre nuestro sistema y solicita una demostración gratuita.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies