La demanda de trabajadores bilingües se ha más que duplicado en la última década, y a los empleadores les cuesta encontrar candidatos para esos puestos. Esta brecha en las habilidades lingüísticas hace que las compañías apuesten por desarrollarlas entre sus empleados. El desafío está en que los empleados deben estar dispuestos a aprender y encontrar el tiempo para ello. Afortunadamente, el análisis avanzado y las tecnologías emergentes están haciendo posible la enseñanza de idiomas de manera más efectiva y eficiente dentro del contexto corporativo, yendo más allá del enfoque tradicional de aprendizaje.

Hay tres pasos que los profesionales de recursos humanos y formación y desarrollo de personas necesitan para identificar las necesidades de capacitación en idiomas a través del análisis de datos, logrando así cerrar la brecha en las habilidades lingüísticas en sus compañías:

1º. Realizar un análisis de necesidades: 

Preguntas que deben hacerse primero: ¿Quién dentro de la empresa, exactamente, necesita aprender un idioma para completar sus tareas de trabajo? ¿Qué tareas de trabajo deben completarse en un idioma diferente? ¿Qué se necesita enseñar exactamente para que los empleados puedan completar sus tareas?. Comprender las respuestas a estas preguntas antes de que comience la capacitación permite a las compañías descubrir por ejemplo que algunos empleados necesitan aprender a redactar correos electrónicos sobre contabilidad, mientras que otros pueden necesitar para aprender a hablar más directamente con los clientes o hacer presentaciones sobre un tema diferente. Lo más importante es que los empleadores pueden desarrollar métricas claras para documentar el éxito de la formación. La capacitación solo es exitosa si los empleados pueden realizar sus tareas de trabajo del mundo real.

2º. Conectar y medir: 

Aprender un idioma es aprender una habilidad, y es difícil de dominar. Los empleadores inteligentes pueden simplificar el proceso para sus trabajadores al conectar el aprendizaje con su trabajo. En lugar de enseñar a los empleados sobre el idioma, enséñeles cómo hacer su trabajo en el idioma. Es vital aprovechar los análisis para medir el progreso incremental de los estudiantes. Al monitorear el progreso utilizando los datos generados por los programas de aprendizaje de idiomas, los responsables de formación y desarrollo les hacen saber a sus empleados que lo que están haciendo es importante y si estos tienen dificultades, pueden obtener aliento y recordatorios personalizados.

3º. Seguimiento: 

Los responsables de formación y desarrollo deben realizar un seguimiento de cuándo y como los alumnos están desempeñando realmente su trabajo en el idioma de destino. Los empleados deben presentar ejemplos de la vida real, como grabaciones de audio, capturas de pantalla, documentos y presentaciones, que demuestren que están utilizando sus habilidades lingüísticas en el trabajo. Estos ejemplos pueden servir como una evaluación del portafolio de la capacitación de la fuerza laboral y, cuando se combinan con datos de una plataforma de aprendizaje de idiomas corporativa, pueden ayudar a los directores a predecir cuánto tiempo tomará la capacitación futura.

Hasta hace poco, este tipo de evaluación continua habría sido difícil, si no imposible. Pero los avances en el análisis de datos ahora proporcionan a los profesionales de formación y desarrollo una comprensión en tiempo real de las brechas en las habilidades lingüísticas antes y después de que tenga lugar el aprendizaje. Es esa comprensión la que hará que el aprendizaje de idiomas sea más sencillo y eficiente que nunca.

¿Utilizas en tu compañía el análisis de datos para medir la eficacia real de tu formación?,¿quieres descubrir como lo hacemos en Voxy Spain? Contáctanos aquí y te lo contamos.

Fuente: Nov 09, 2018 https://www.hrtechnologist.com/articles/learning-development/can-data-help-to-close-language-skillgaps/ Katharine Nielson Directora de educación Voxy