Antes de iniciar un nuevo curso es hora de repasar qué queremos lograr y cómo vamos a hacerlo. ¿Cuáles son las tendencias en formación para profesionales? ¿Se adapta el Plan de Formación de nuestra empresa a esas líneas maestras? ¿Cómo responden nuestros empleados? ¿Tenemos a los mejores socios formadores? ¿Cómo desarrollamos un plan de formación eficaz? Todo eso nos ayudará a elegir los proyectos y los expertos que responsan a nuestras necesidades formativas. Solo así estaremos seguros de que capacitamos bien a nuestra plantilla y de que eso revertirá en ellos y en nuestra empresa.

Hemos hablado con expertos en RRHH y Formación y con ellos hemos repasado las principales tendencias -las más exitosas-. Nos han hablado de microaprendizaje, mobile learning, gamificación, personalización, inteligencia artificial… y, con ellas, hemos perfilado 10 claves de la formación en 2019. En próximos posts veremos en qué medida Voxy puede ayudar a la empresa a cumplir cada una.

¿Cómo es la formación ideal en la empresa?

1. Adaptada al alumno actual

Conocer el perfil de los alumnos es imprescindible para diseñar un plan de formación: sus fortalezas y debilidades, sus objetivos y necesidades, lo que les gusta y lo que no… con eso lograremos que se implique y avance.

Hoy en día los alumnos quieren aprender de forma interactiva, flexible (en cualquier lugar, en cualquier momento, con cualquier dispositivo), de forma entretenida, con feedback inmediato y resultados visibles a corto plazo.

2. Dirigida a consolidarse en el tiempo y modificar conductas

El aprendizaje no es eficaz si se olvida, si no ayuda a modificar nuestra conducta, si no sirve para la vida real (y la actividad profesional ya que hablamos de formación en la empresa).

Para lograr eso, según los expertos en psicología y pedagogía, deben usarse elementos de repetición y repaso. Algo que se logra no solo con resaltar una y otra vez conceptos fundamentales en las actividades, también con pruebas de evaluación y autoevaluación periódicas.

Y siempre basados en lo que vamos a utilizar en nuestra vida cotidiana, personal o profesional.

3. En colaboración con la Dirección de la empresa y el departamento de RRHH para establecer una cultura de aprendizaje

El apoyo de la Dirección es fundamental en una estrategia de formación eficaz, para definirla, para respaldarla, para lograr el compromiso de los empleados…. Desde la Dirección debe valorarse la importancia de la formación y el desarrollo personal para la compañía y para la plantilla, es decir, la adquisición de conocimientos como prioridad ayudará a alcanzar los objetivos de la empresa.

Una estrecha colaboración entre la Dirección y el departamento de RRHH reforzará el mensaje de que ese proyecto se valora desde la cúpula de la empresa, de que es un objetivo prioritario y eso derivará en una mayor implicación de la plantilla. Por eso los líderes, en todas las escales, deben ser los defensores y precursores del plan de formación, participando e incluyéndolos en los indicadores de rendimiento de sus equipos.

Con este apoyo, desde arriba, los trabajadores estarán más dispuestos a participar en los programas, a adquirir o mejorar sus conocimientos y habilidades, no solo para aumentar su productividad, también se sentirán más apoyados y valorados. Y, así, estarán más abiertos a los cambios y rendirán más.

Y todo eso le logra no solo con apoyos, también ofreciéndoles oportunidades y tiempo para aprender.

4. Flexible gracias al aprendizaje móvil

Para captar la atención y el interés del alumno, nada mejor que facilitarle la vida. Las soluciones flexibles, que facilitan el acceso a la formación, triunfan. Por eso crece la popularidad del aprendizaje móvil, o mobile learning, o m-learning, sobre todo para la formación en idiomas y habilidades.

Los dispositivos móviles son claves a la hora de aprender porque ofrecen movilidad y accesibilidad desde cualquier lugar en cualquier momento. Las aplicaciones móviles y un programa bien diseñado harán el resto. Será necesario que el empleado pueda aumentar sus conocimientos de forma continua, a ser posible en breves períodos de tiempo para encajarlos en su ajetreada agenda (descansos, desplazamientos…), de forma adaptativa… Y cuando hablamos de móvil nos referimos a la posibilidad de usar smartphones y tablets y a poder cambiar de uno a otro (y al ordenador si se quiere) sin perder el avance.

5. Rápida. Microapendizaje o rapid learning

La sociedad actual demanda un aprendizaje rápido, eficaz y efectivo. Nos falta tiempo así que los profesionales no pueden permitirse una dedicación plena, full time, a la formación. Y en eso debe centrarse la metodología, sobre todo en el  e-learning: en cursos y unidades cortos e intensivos, que permitan aprender más en menos tiempo. Son las llamadas “píldoras” de formación. Este modelo, además de ser adecuado por nuestro acelerado ritmo de vida, también responde a análisis pedagógicos y psicológicos: encaja en la forma en la que el cerebro asimila la información de forma natural, con períodos breves y repetitivos que hacen que la mente sea más receptiva a las respuestas y aumente la retención a largo plazo.

Además, consigue una mayor satisfacción y, por tanto, implicación del alumno, ya que le facilita la vida y gracias al feedback inmediato le permite ver rápidamente cómo avanza. Y eso la hace especialmente interesante en el entorno laboral, para que el alumno participe más y pueda aplicar lo aprendido a su día a día.

Es, por tanto, la solución perfecta para alumnos con poco tiempo y necesidad de motivación rápida.

6. Personalizada: sacando partido a la Inteligencia Artificial

Los alumnos no quieren -ni necesitan si queremos que sea efectiva- una formación estandarizada. La adaptación de los contenidos y ejercicios a las características de cada alumno es la forma de lograr un aprendizaje significativo.

La Inteligencia artificial es la gran aliada de la formación para adaptar el itinerario pedagógico a las necesidades y preferencias del alumno, que logrará así avanzar más rápido y con mayor satisfacción.  Si los contenidos se centran en los aspectos que más interesan al alumno y, a la vez, en lo que más necesita reforzar, aprenderá más que repitiendo conceptos que ya domina (y que le aburren por eso.

7. Interesante y multimedia. Vídeoaprendizaje

El vídeo-learning es otra tendencia que se mantiene y crece, por muchos motivos, empezando porque muchas investigaciones respaldan la teoría de que el alumno recuerda mejor lo que ve en vídeo (y lo que oye) que lo que ve sólo como texto. La revista Forbes, por ejemplo, publicó un estudio que revela que el 60% de las personas que toman decisiones de negocios prefieren ver vídeos que leer textos en Internet.  Por eso el vídeoaprendizaje o, mejor dicho, las herramientas multimedia, son fundamentales en una experiencia exitosa de e-learning.

Lo ideal es crear vídeos breves – de 2-3 minutos a lo sumo-, interesantes, a ser posible con historias basadas en situaciones reales, para captar al máximo el interés del alumno.

8- Entretenida. Gamificación

La integración de mecánicas de juego -e incluso motivar la competitividad- hará que la formación sea más dinámica y que más trabajadores quieran participar.

Los contenidos en videojuegos y en juegos online creados ad hoc para la formación son una potente herramienta para reforzar el aprendizaje y el desarrollo de destrezas y habilidades. Una de sus claves es que se logra que aprender sea emocionante, divertido y nos haga sentir bien (el subidón de ganar), y eso ayuda a querer hacer más y, también, a la retención de contenidos.

9. Combinada. Hybrid learning o b-learning

La formación presencial ha ido derivando a la online por muchos de los aspectos que hemos visto en las tendencias previas. Pero para desarrollar algunas habilidades es precisa la práctica -apoyada por un profesional-, por eso las fórmulas híbridas, el blended learning, que combina el aprendizaje online con lo presencial, tiene tanto éxito. Esta modalidad ofrece más oportunidades para interactuar con un profesor que pueda hacer las oportunas correcciones y ayuda a aumentar la participación.

10. Acompañada. La importancia del tutor

Los tutores ganan cada vez más peso en los programas online ya que son un guía que acompaña al alumno en todo el proceso, evitando así la “soledad” que puede generar este tipo de formación. Ha nacido la figura del tutor inteligente, o dinamizador de formación, que es un gestor del aprendizaje que apoya a los alumnos en función de sus perfiles y necesidades, pero también de los objetivos de la empresa. Con ellos, la experiencia es más grata, muy personalizada gracias a la comunicación constante con el alumno al que ayuda a avanzar. Son tutores que motivan y llevan un seguimiento de cada alumno.

Como decíamos al principio, si cumplimos con estas claves, lograremos que nuestra plantilla sea más feliz y esté más preparada para alcanzar los objetivos de la empresa. Seguiremos hablando de ello y de cómo Voxy puede ayudar a los departamentos de RRHH a lograrlo. Si quieres que te contemos ya cómo, contáctanos aquí.