El confinamiento ha cambiado algunos hábitos a nivel particular y también social, varios han llegado para quedarse. Este es el caso de la formación online.

Si bien es cierto que no es algo reciente, la nueva realidad ha hecho que incluso los escépticos se hayan dado cuenta de lo práctico y eficiente que puede ser aprender desde donde quieras.

Un informe publicado por el Grupo Educaedu, puso de manifiesto que la demanda de formación online se fue incrementado durante el confinamiento. Además, destacan que las temáticas más buscadas eran aquellas relacionadas con el cuidado de personas (enfermería, educación y farmacia) y el medio ambiente.

A nivel gubernamental, ya son varios los ayuntamientos que han puesto en marcha plataformas de formación online para adaptarse a la nueva tendencia.

Nuevas habilidades

En estos tiempos de adaptación hemos ganado algunas habilidades que pasaron de ser opcionales a imprescindibles.

Streaming

Si algo hemos integrado en estos últimos meses en nuestras vidas, ha sido la comunicación en streaming en directo. Esto, que antes podía asociarse con un público más joven, se ha expandido a todas las edades y se ha convertido en uno de los métodos de contacto más habituales y naturales.

Competencias digitales

La brecha digital se ha acortado no solo en el campo de la comunicación sino también en otros más tradicionales como el consumo. Varios estudios reflejaron que el perfil del comprador online había cambiado y aumentado considerablemente la edad media.

Todo este nuevo entorno ha supuesto que la formación online esté aún más al alcance de cualquier persona, independientemente de su edad o habilidades tecnológicas. De esta forma, la formación online se impone como una tendencia que ha llegado para quedarse y que nos brinda multitud de beneficios.

Ventajas de la formación online

Flexibilidad horaria

Se acabaron las prisas por llegar a todas partes. Con la formación online tú eliges cuándo es el mejor momento para aprender inglés y cuánto tiempo vas a dedicarle. Eso sí, se necesita motivación y disciplina para no destinar ese tiempo a otras tareas. Descarga nuestra guía de técnicas para mejorar el compromiso con la formación online.

Menos costes

Para la formación online solo necesitas un ordenador o móvil y buena conexión a Internet. Prescindir de aulas y materiales físicos hace que los costes se reduzcan y, en general, puedes acceder a una formación de la máxima calidad a un coste más reducido.

Contenidos especializados y actualizados

La modalidad online permite mayor agilidad en la actualización de contenidos y amplía la versatilidad y modulación de bloques temáticos en base a los intereses particulares.

Personalización y tutorías

Muchos de los programas online pueden ser prácticamente a la carta. De forma que cada empresa e individuo puede seleccionar las áreas de interés en la que quiere centrar su aprendizaje. Además, disponer de un tutor profesional permite un seguimiento cercano que impulsa al alumno hacia sus objetivos.

Aprendizaje colaborativo

Interactuar con otros compañeros del mismo nivel hacen de la experiencia de aprendizaje una realidad mucho más tangible. Vencer el miedo al ridículo es uno de los grandes retos a los que enfrentarse a la hora de aprender un idioma.

Evaluaciones

Medir la evolución de los alumnos es clave para entender el desempeño. Las métricas deben ser claras y objetivas, pero sobretodo incitar al alumno a dar lo mejor de sí mismo.

Estas son solo algunas de las virtudes de la formación online. Si queires probar el método de ecompass, solicita una demo y descubrirás todas las ventajas de aprender inglés donde y cuando quieras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies