Ya hemos dicho muchas veces que el inglés es la lengua por excelencia para los negocios, tanto que los trabajadores de todo el mundo no pueden cumplir sus funciones, y mucho menos alcanzar su máximo potencial, si no son capaces de comunicarse adecuadamente con equipos, clientes o proveedores de servicios de otros países. Por eso es imprescindible desarrollar un plan efectivo de enseñanza de idiomas en la empresa.

La tarea a la que se enfrentan los equipos a cargo del desarrollo profesional y de la enseñanza de idiomas en las grandes empresas no es nada sencilla. La enseñanza tradicional de idiomas es muy costosa y resulta casi imposible medir el rendimiento de la inversión. Muchos empleados asisten a clases durante años sin mostrar grandes avances.

También es común que pierdan el interés rápidamente y que empiecen a faltar debido a reuniones u otros compromisos laborales. Por eso, a la larga, los líderes no pueden seguir apoyando el programa. ¿Te resulta familiar?.

Antes de invertir en la implementación de un programa de enseñanza de idiomas en tu empresa, lee estos siete consejos que te ayudarán a desarrollar un programa efectivo.

1 – Determina cómo vas a medir el rendimiento de la inversión

¿Qué significa para tu compañía tener éxito? Saber qué vas a usar de referencia para medir el rendimiento de la inversión es fundamental para crear y mantener un programa exitoso. Lo bueno es que, en un programa de enseñanza digital, casi todo se puede medir. Tu medida para el rendimiento de la inversión podría ser, por ejemplo, que haya un avance general en el dominio del idioma, que todos los principiantes suban al menos un nivel o que los empleados practiquen al menos una hora a la semana. Los programas más efectivos identifican cuál es el aspecto más importante y lo miden de forma constante.

2 – Da prioridad a los empleados que necesitan el inglés para trabajar

Diseña un programa de enseñanza que dé prioridad a aquellos empleados que necesitan el inglés para llevar a cabo sus tareas diarias.

Suena lógico, ¿verdad? La mayoría de las empresas omiten este simple hecho y basan su selección en la jerarquía. Cuando, en realidad, deberían privilegiar a los empleados que interactúan utilizando el inglés en su día a día. ¿La razón? Pues que ellos podrán aplicar sus conocimientos de inmediato y eso hará que aprendan más rápido. Como puedes ver, es una situación  con la que todos salen ganando.

3 – El programa de formación debe ser parte del plan de desarrollo profesional y debe influir en su evaluación de desempeño

Un error común es que los programas de aprendizaje de idiomas están totalmente disociados de los planes de desarrollo profesional de los empleados. No tiene mucho sentido, ¿a que no? Si un empleado es seleccionado para participar en un curso de idioma, esto debería tener un impacto en su evaluación de desempeño y debería tenerse en cuenta a la hora de definir ascensos o aumentos de salario. De este modo, se garantizará que los objetivos de la compañía estén alineados con el plan de carrera de los empleados y se lograrán mayores niveles de compromiso con el programa.

4 – Es importante definir claramente lo que se espera de los empleados

Recomendamos establecer criterios de uso para los empleados y monitorizar su cumplimiento de manera constante. Es importante que sepan qué se espera de ellos cada mes y qué consecuencias trae no cumplir con los objetivos pautados. Si se comunican estos criterios de forma clara, seguramente se lograrán excelentes resultados.

5 – Los directivos deben estar involucrados, saber lo que hacen sus empleados y actuar como un equipo unido

Los directivos deben poder ver lo que sus empleados hacen en la plataforma para saber, entre otras cosas, si están cumpliendo con el plan de estudio recomendado para ellos. Este trabajo en equipo es muy importante, pues da a  entender a los empleados que todos están colaborando para que ellos puedan triunfar. Brindar capacitación en el uso de la plataforma para empleados y sus directivos impulsará la adopción del programa en todas partes de la organización.

6 – Aprovecha las evaluaciones

¿Sabes cuántos empleados son principiantes? ¿Y cuántos están en nivel intermedio o avanzado? Lo primero que hay que hacer es evaluar cómo está tu compañía y, en base a eso, determinar cuáles son las necesidades.

Te recomendamos realizar una evaluación inicial, sobre todo si no estás seguro del alcance del programa que deseas implementar o de los resultados que puedes esperar. La herramienta de evaluación de Voxy te brindará la información que necesitas para diseñar y llevar adelante un programa de enseñanza de idiomas eficaz. Algunos de nuestros clientes la utilizan para evaluar a sus nuevos empleados y ubicarlos en el programa más adecuado a su nivel. Esto podría ser útil también en el proceso de contratación para verificar los niveles de competencia lingüística de los aspirantes.

7 – ¿Quieres tener resultados más rápidamente? Entonces, agrégale el componente humano

Si tienes un grupo de empleados y directivos que deben mejorar su nivel de inglés con mayor urgencia que los demás, te recomendamos añadirles algunas horas de clases en vivo. Nuestros estudios de investigación indican que los estudiantes que realizan clases en vivo con un profesor aprenden más rápido que los que no. Gracias a nuestras sesiones altamente personalizadas, los empleados pueden concentrarse en los temas en los que más necesitan mejorar para poder avanzar más rápido.

Crear un programa de enseñanza de idiomas en la empresa que funcione requiere trabajo, pero si se planea y ejecuta de manera efectiva se vuelve una tarea sencilla.

¿Quieres ver cómo funciona Voxy? Pídenos una demo aquí!